Galerías al aire libre en la Ciudad de México

Las calles de la Ciudad de México cuentan muchas historias; a través de sus edificios,  sus personas, sus olores y sobre todo, a través de su arte. Y es que en los últimos años una ola de artistas emergentes ha invadido las fachadas de la ciudad con sus graffitis, stickers, stencils y demás expresiones de arte urbano.

Pero dichas piezas no son visibles para todos, hay que ser muy buenos observadores y recorrer con curiosidad las calles de la ciudad para dejarnos sorprender por los diferentes estilos y técnicas de estos artistas, y poder así, descubrir obras únicas y muchas veces monumentales.

Atrás quedaron los días en que el graffiti era visto como un acto vandálico. Hoy muchos negocios locales, marcas internacionales e incluso el mismo gobierno, apuestan por la intervención de espacios públicos con el fin de embellecer la Ciudad y plagarla de mensajes positivos, mismos que atraen las miradas tanto de sus habitantes, como de visitantes internacionales.

Ejemplos de talentos mexicanos hay muchos, pero si hay alguien que representa con pasión y orgullo nuestra herencia cultural, ese es SANER @Saner_edgar. Reconocido a nivel mundial por sus colores vibrantes y sus seres imaginarios con máscaras, su más reciente obra, y la más grande hasta ahora,  se puede encontrar en el nuevo andador Santa Fe.

Detalle Mural Saner Santa Fe

Detalle Mural Saner Santa Fe

Saner nos reconforta con mensajes positivos de amor y unidad nacional, nos conecta con nuestro folclor mexicano y nos invita a darnos un tiempo para descubrir los detalles ocultos en cada uno de sus murales. El ejemplo perfecto de su discurso es el mural “Unión de un pueblo” que ocupa una pared de la fachada del Hotel Reforma Avenue, en la Colonia Juárez.

Y sí, recientemente artistas como Saner, Roberto Shimizu, Curiot, Andrik Noble y Maria Canfield, han tomado las calles y sentado un precedente a lo que arte urbano se refiere en México, sin embargo no son los únicos que tienen algo que decir. Cada vez más jóvenes, con hambre de aprender y muchas ganas de plasmar sus ideas, se suman a este movimiento callejero.

Algunos de estos jóvenes graffiteros, provenientes de diversas partes de la República Mexicana, fueron apoyados por el Fideicomiso de la Ciudad de México y con sus aerosoles y brochas revivieron los alrededores del Templo de la Santísima Trinidad, un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad. Los ejes temáticos de dichos murales, que cubren 200 metros lineales, son: “La Vida Acuática en los Canales”, “Mestizaje y Barroco” y “Flora y Fauna Mexicanas”.

Es impresionante cómo este tipo de intervenciones mejoran nuestro entorno. Porque más que rayar las paredes, es recuperar espacios públicos, unir barrios y transformar el paisaje urbano en una galería al aire libre. En una ciudad tan dinámica como la Ciudad de México, el arte urbano nos recuerda de qué estamos hechos, nos inspira, nos obliga a mirar hacia arriba y nos alienta a no quedarnos callados.

Si te interesa saber más acerca de la escena del arte urbano en México, te recomiendo seguir a @streetartmexico en redes sociales.