Saltar a la navegación principal Saltar al contenido Saltar al pie de página
Atrás a Things To Do In Mexico City
Qué Hacer En Ciudad De México

¿Por qué la tortilla mexicana es perfecta?

Mujer preparando tortillas en un puesto callejero

Existe un alimento que contiene proteínas, carbohidratos y calcio, facilita la absorción de vitaminas en el cuerpo, se puede utilizar como utensilio o recipiente y además, su delicioso y único sabor combina perfecto con una infinidad de platillos. Aunque no lo creas, todas estas características son propias de las tortillas mexicanas, alimento que heredamos de los mesoamericanos y que sigue siendo el eje de nuestra gastronomía, 3500 años después. 

El 94% de los mexicanos consumimos tortillas diariamente, dándole a esta especie de pan redondeado y cocido el lugar que se merece como parte de nuestra identidad. Normalmente, las tortillas tienen 15 cm de diámetro y se venden por docena; no obstante su forma y tamaño puede variar de acuerdo con el uso que se le vaya a dar. Por ejemplo, las tortillas taqueras son más pequeñas y las que se preparan para hacer huaraches, sopes y flautas suelen tener una forma ovalada y alargada.

Para poder entender lo que hay detrás de este sabroso y versátil alimento, les platicamos un poco acerca de su origen (la milpa), su materia prima (el maíz) y su proceso de elaboración (la nixtamalización). 


La milpa

a close up of a green plantDe acuerdo con Levy-Strauss, estudioso de la cocina como proceso sociocultural, los humanos somos la única especie que transforma a la naturaleza en cultura al cocinar los alimentos. La milpa es una sistema de cultivo que inventaron los nahuas para llevar a otro nivel su relación con la tierra. Este “hábitat del maíz” es mucho más que una tierra de cultivo, pues es un espacio de simbiosis entre plantas y animales. En la milpa, cualquier elemento vegetal o animal que tome ventaja del área se adapta a los siempre presentes cultivos de maíz, frijol, chile y calabaza y se convierte en un insumo alimenticio también. De esta forma, la técnica mesoamericana ofrece una cantidad innumerable de sabores, posibilidades y otorga identidad, haciendo que la relación del hombre con la tierra involucre también a la olla y a los platos que se cocinan con los productos de la milpa. 


El maíza person holding a reptile

Para los pobladores de Mesoamérica, el maíz era un símbolo de poder y vida, así como un elemento que conectaba lo terrenal con lo divino. Gracias a la domesticación del teocintle o maíz en estado silvestre, México tiene 59 razas nativas de maíz, cada una con texturas y sabores distintos. No obstante, hoy se importa el 36% del maíz que se consume y se ha homogeneizado la preferencia por el maíz amarillo, lo que hace que la producción de maíz nativo sea casi nula. Por si fuera poco, las variedades de maíz “exóticas” se compran a precios tan bajos que no resulta rentable su producción a pesar de la existencia de una Norma Oficial Mexicana (NOM-187-SSA/SCFI-2002). ¡Hay que hacer algo al respecto!


La nixtamalización

Ahora sí, después de entender de dónde viene el insumo principal para las tortillas, vamos a lo más interesante: el proceso de nixtamalización. El nombre viene del nahuatl nixtli (cal o ceniza) y tamalli (masa de maíz) y se refiere a la técnica que se utiliza para preparar el maíz seco y lograr convertirlo en una masa de tortillas perfecta. Antes que nada, se debe desgranar y limpiar la mazorca de maíz. Luego hay que colocar los granos en una olla y cubrirlos con agua y cal, hervirlos hasta que el hollejo o cáscara se logre desprender y una vez que sea así, reposarlos durante 12 horas. Posteriormente se deben enjuagar los granos con agua limpia hasta que esta salga clara y, por último, se utiliza un metate o un molino para moler los granos húmedos y formar una masa. Una vez lista la masa, se pueden formar las tortillas a mano o con ayuda de una prensa para tortilla, para así colocar sobre un caliente comal y dejar que el calor haga su trabajo.


La magia de la nixtamalización reside en la forma en que la cal y el agua hirviendo promueven reacciones químicas que modifican la naturaleza del maíz, haciéndolo más duradero, más digerible y otorgándole nutrientes.


A pesar de que el proceso de nixtamalización no es complicado, desde la invención de la máquina de tortillas industrial y la harina de maíz preparada, las tortillas han perdido características importantes y muchos mexicanos han olvidado su esencia. Es por esto importante conocer el origen de nuestros alimentos, apoyar a los agricultores fomentando el consumo de maíces regionales y multiculturales, buscar consumir tortillas nixtamalizadas, nutritivas y que reflejen la identidad que nos heredaron las tortilleras mesoamericanas. 

Te invitamos a que apoyes a las pequeñas industrias mexicanas con nuestra iniciativa #ComeLocal, pues entre los exquisitos productos que recibirás, encontrarás tortillas fabricadas por una tortillería mexicana especializada en el producto y que utiliza maíz nativo como insumo. Sigue nuestras redes sociales y nuestro blog, Sabores México Food Tours para estar al pendiente de nuestros proyectos y conocer más sobre la gastronomía mexicana.

 

Artículo por: María José Ordóñez Platas

Skip to toolbar